Un horizonte común para la lucha social

Un horizonte común para la lucha social

Este lunes 20 de mayo finalizó la I asamblea Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA donde participaron delegados y delegadas de 22 países y donde se delinearon las acciones centrales que llevara adelante la articulación durante los próximos meses. Un cierre que abre una nueva etapa en la integración desde abajo y a la izquierda de las organizaciones populares de América y el Caribe.

Durante cinco días más de doscientos luchadores y luchadoras del Continente se reunieron en San Pablo para analizar la coyuntura del continente, analizar problemáticas comunes y delinear iniciativas conjuntas para impulsar a lo largo del año. Entre las definiciones tomadas por la masiva Asamblea se encuentra la de priorizar la formación de militantes, consolidar las tareas de comunicación popular, impulsar iniciativas desde los distintos sectores que integran la articulación y priorizar la solidaridad y movilización entre los pueblos como principio de lucha.

La primera Asamblea Continental reafirmó la voluntad política de construir un proyecto de Integración Popular de carácter antiimperalista, antineoliberal y antipatriarcal en el camino hacia un horizonte socialista, del buen vivir, definiciones con las cuales el espacio de Movimientos Sociales hacia el ALBA dio sus primeros pasos en el 2009.

Uno de los ejes definidos fue la lucha contra las empresas transnacionales que saquean nuestro continente. Las mismas se llevaran adelante con jornadas articuladas en todo el continente y con una campaña de concientización a la población sobre los efectos que tienen las transnacionales para los pueblos. El control del capital financiero y la apropiación de los bienes naturales, en especial los mineros, energéticos y el agronegocio serán los puntos centrales que trabajará el espacio.

Otro de los ejes centrales de intervención que impulsarán los movimientos sociales será la lucha contra la militarización de los países y la criminalización de la lucha social. La intervención norteamericana y la existencia de bases militares en Haíti, Honduras, Panamá, Puerto Rico y Colombia -por mencionar solo los que tienen más presencia de bases-, la militarización en los territorios y la criminalización fueron denunciados por los delegados y delegadas de la Articulación.

La crisis ambiental y climática que sufrimos desde hace varias décadas atravesó los debates y desafíos. La articulación definió responsabilizar a las empresas capitalistas predadoras por el agravamiento de la situación ambiental y se propuso impulsar campañas de formación sobre la necesidad de preservar la biodiversidad reconociendo el derecho colectivo sobre los bienes de la naturaleza.

Entre las tareas que realizarán los movimientos sociales hacia el ALBA se encuentra la investigación y la construcción de un nuevo paradigma de convivencia con la naturaleza, basado en los principios del Buen Vivir, los saberes de los pueblos originarios, el ecosocialismo y los valores de una nueva civilización.

Construyendo integración popular a nivel continental

La formación de militantes y de cuadros es una prioridad política en la actual coyuntura y será una de las tareas prioritarias del espacio. La concepción política-pedagógica de la educación popular acompañará el trabajo formativo.

Además se contará con el soporte de la editorial “albamovimientos”, cuyo objetivo será la edición de libros y publicaciones que permitan avanzar en la integración política y popular. Durante el cierre de la Asamblea, los y las integrantes de la editorial entregaron el primer libro editado por el espacio, “Revolución Agroecológica” a cada uno de los participantes.

Finalmente, se avanzó en una estrategia común de comunicación de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA que buscara ampliar y hacer converger las tareas de comunicación para romper el cerco mediático.

Solidaridad activa, base de la articulación continental

La Asamblea continental impulsará acciones en solidaridad entre los pueblos, como base fundante de una nueva forma de sociedad.

Lo puntos centrales definidos como agenda para los próximos meses fueron la necesidad de realizar una jornada continental de solidaridad con la revolución bolivariana en apoyo al pueblo venezolano y al gobierno del presidente Nicolás Maduro en la profundización de su proceso popular.

En segundo lugar, se aprobó la participación en la jornada continental del 1 de junio para denunciar la presencia militar en Haíti, a la vez que se debatirán acciones directas para principios de octubre, cuando se discutirá el nuevo mandato de las tropas de las Naciones Unidas en H

Un horizonte común para la lucha social

Este lunes 20 de mayo finalizó la I asamblea Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA donde participaron delegados y delegadas de 22 países y donde se delinearon las acciones centrales que llevara adelante la articulación durante los próximos meses. Un cierre que abre una nueva etapa en la integración desde abajo y a la izquierda de las organizaciones populares de América y el Caribe.

Durante cinco días más de doscientos luchadores y luchadoras del Continente se reunieron en San Pablo para analizar la coyuntura del continente, analizar problemáticas comunes y delinear iniciativas conjuntas para impulsar a lo largo del año. Entre las definiciones tomadas por la masiva Asamblea se encuentra la de priorizar la formación de militantes, consolidar las tareas de comunicación popular, impulsar iniciativas desde los distintos sectores que integran la articulación y priorizar la solidaridad y movilización entre los pueblos como principio de lucha.

La primera Asamblea Continental reafirmó la voluntad política de construir un proyecto de Integración Popular de carácter antiimperalista, antineoliberal y antipatriarcal en el camino hacia un horizonte socialista, del buen vivir, definiciones con las cuales el espacio de Movimientos Sociales hacia el ALBA dio sus primeros pasos en el 2009.

Uno de los ejes definidos fue la lucha contra las empresas transnacionales que saquean nuestro continente. Las mismas se llevaran adelante con jornadas articuladas en todo el continente y con una campaña de concientización a la población sobre los efectos que tienen las transnacionales para los pueblos. El control del capital financiero y la apropiación de los bienes naturales, en especial los mineros, energéticos y el agronegocio serán los puntos centrales que trabajará el espacio.

Otro de los ejes centrales de intervención que impulsarán los movimientos sociales será la lucha contra la militarización de los países y la criminalización de la lucha social. La intervención norteamericana y la existencia de bases militares en Haíti, Honduras, Panamá, Puerto Rico y Colombia -por mencionar solo los que tienen más presencia de bases-, la militarización en los territorios y la criminalización fueron denunciados por los delegados y delegadas de la Articulación.

La crisis ambiental y climática que sufrimos desde hace varias décadas atravesó los debates y desafíos. La articulación definió responsabilizar a las empresas capitalistas predadoras por el agravamiento de la situación ambiental y se propuso impulsar campañas de formación sobre la necesidad de preservar la biodiversidad reconociendo el derecho colectivo sobre los bienes de la naturaleza.

Entre las tareas que realizarán los movimientos sociales hacia el ALBA se encuentra la investigación y la construcción de un nuevo paradigma de convivencia con la naturaleza, basado en los principios del Buen Vivir, los saberes de los pueblos originarios, el ecosocialismo y los valores de una nueva civilización.

Construyendo integración popular a nivel continental

La formación de militantes y de cuadros es una prioridad política en la actual coyuntura y será una de las tareas prioritarias del espacio. La concepción política-pedagógica de la educación popular acompañará el trabajo formativo.

Además se contará con el soporte de la editorial “albamovimientos”, cuyo objetivo será la edición de libros y publicaciones que permitan avanzar en la integración política y popular. Durante el cierre de la Asamblea, los y las integrantes de la editorial entregaron el primer libro editado por el espacio, “Revolución Agroecológica” a cada uno de los participantes.

Finalmente, se avanzó en una estrategia común de comunicación de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA que buscara ampliar y hacer converger las tareas de comunicación para romper el cerco mediático.

Solidaridad activa, base de la articulación continental

La Asamblea continental impulsará acciones en solidaridad entre los pueblos, como base fundante de una nueva forma de sociedad.

Lo puntos centrales definidos como agenda para los próximos meses fueron la necesidad de realizar una jornada continental de solidaridad con la revolución bolivariana en apoyo al pueblo venezolano y al gobierno del presidente Nicolás Maduro en la profundización de su proceso popular.

En segundo lugar, se aprobó la participación en la jornada continental del 1 de junio para denunciar la presencia militar en Haíti, a la vez que se debatirán acciones directas para principios de octubre, cuando se discutirá el nuevo mandato de las tropas de las Naciones Unidas en Haíti. Los movimientos sociales hacia el ALBA reclaman la urgente salida de MINUSTAH y les exigen a las Naciones Unidas que reconozcan su culpabilidad en la introducción del cólera en Haíti.

En tercer lugar, se acordó el apoyo y acompañamiento al amplio movimiento social y popular colombiano en el proceso de paz con justicia social de Colombia; al tiempo que se definió apoyar la Semana de la indignación contra la trasnacionalización y militarización, por la paz con justicia social, democracia y soberanía a celebrarse en octubre.

También se reafirmó la exigencia por la liberación de los cinco cubanos presos en EEUU, quienes cumplirán 15 años de injusto encarcelamiento el próximo 12 de septiembre. Una jornada continental, con fecha a definir, se realizará para denunciar esta situación.

Entre otras propuestas acordadas se encuentra la de participar en las movilizaciones que habrá en cada país el próximo 5 de junio, día mundial de lucha en defensa del medio ambiente, al igual que la lucha contra la recolonización de nuestros pueblos y las violaciones de derechos humanos y las campañas por la liberación de todos los presos y presas políticas, especialmente en Honduras, Guatemala, Paraguay y Colombia.

Tras cinco días de producción y definiciones, los movimientos sociales hacia el ALBA dejaron constituida la Asamblea Continental y las delegaciones partieron para sus respectivos países con la voluntad y la misión de ir construyendo el camino conjunto hacia una integración que, desde abajo y a la izquierda, vaya forjando un nuevo mundo posible.

El camino ya comenzó hace tiempo, hoy lo seguimos reafirmando… en tres años nos encontraremos en una nueva asamblea, y entonces sera momento para seguir reafirmando nuestros principios éticos-políticos comunes, nuestras propuestas y realidades, corregir los errores y potenciar los aciertos. El horizonte ya esta trazado, allí nos encontraremos a cada paso.

Equipo de Comunicación de los Movimientos Sociales hacia el ALBA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *